Valencia es una ciudad con poco desnivel pero no podemos decir eso del resto de Comunidad Valenciana. Cuando te alejas de la capital, hay paisajes muy diferentes y sobre todo montañosos. En esas zonas, encontraras diferentes rutas de senderismo. Hoy te llevo con nosotros en una de ellas llamada la Ruta del Agua.

Irse a la Ruta del Agua

La Ruta del Agua está en Chelva, un pueblo de la Comunidad Valenciana situado en el norte-oeste de Valencia. Para ir ahí, hay que seguir la autopista CV-35 hasta llegar al pueblo. Solo hay que ir recto, no hay que tomar salida ya que esta carretera cruza Chelva. La Ruta del Agua se encuentra debajo del pueblo que está a unos 800 metros de altitud. Una vez llegado a Chelva, tienes dos posibilidades:

  • Para los mas valientes: Puedes aparcar en el pueblo, cerca de la Plaza Mayor donde está la Iglesia y el Ayuntamiento. Las calles son bastante estrechas y cuesta arriba. Digo para los más valientes porque desde el pueblo, tendrás que bajar para recuperar la Ruta del Agua. Y quien dice bajar luego tiene que  subir.
  • Para los menos temerarios (como nosotros): Hay una zona de aparcamiento al inicio de la Ruta del Agua. Para ir ahí, tendrás que cruzar el pueblo y justo al salir, tomar la primera carretera que baja a tu izquierda.

Para los que no tienen coche, podéis venir en autobús desde Valencia con la compañia La Hispano Chelvana.

La Ruta del Agua

Como se presupone por el nombre, esta ruta de senderismo sigue el curso del agua, del rió Chelva. Es unos de los principales afluentes del rió Turia, que pasaba antes por la ciudad de Valencia. Nos acompaña todo lo largo del paseo con el ruido de cascadas de fondo.

Al principio de la ruta, junto al parking, hay una área recreativa para los niños y mesas para comer. Desde este lugar, puedes elegir entre dos rutas: la Playeta o la Luz. Para que tengas una vista global, hay un cartel indicándote el camino y los puntos de interes de cada una.

Que te decides por una o la otra, son rutas de senderismo de nivel fácil y de corta duración (3 horas 30 de media). Así que es ideal para una paseo en familia o entre amigos. Además, el camino está señalizado y seguro. Sin embargo, para los más aventureros, también hay caminos no marcados por explorar.

La Playeta

La ruta de la Playeta es la más corta (1 hora de media) pero seguramente la mas agradable que hacer. Algunos metros después del inicio, verás, en tu izquierda, un edificio en ruinas que es un antiguo molino medieval. Luego, algunos metros más lejos, siguiendo el rió, llegas al lugar más bonito para mi. Este sitio da su nombre al trozo de la caminata, la Playeta. Y quien dice playa, dice bañarse. Así que si vienes en periodo de calor, piensa en llevar tu ropa de baño.

Luego, ya empezamos a subir. Pero no te preocupes que hay escaleras. Y si quieres descansar, hay bancos en el camino, desde los cuales podrás disfrutar de la vista. Entonces llegas delante de una cueva en la cual pasaba antiguamente el agua de la presa de Olinches. Así que saca tu linterna ya que vas a pasar por unos 100 metros de túnel en la obscuridad ! Si tienes una linterna frontal, podrás pretender ser un explorador durante algunos minutos sino la linterna de tu móvil bastara. Para los más altos, cuidado con la cabeza !

Siguiendo la ruta, bajas para recuperar el curso del rió. Ahí encontraras la presa de Olinches. Cerca hay una zona con mesas donde te puedes parar a comer. Es el lugar perfecto para la hora del almuerzo, rodeado de un paisaje precioso y por único ruido el de la cascada que pasa al lado.

La ruta de la Playeta no es un bucle así que para volver al punto de inicio, tendrás que volver sobre tus pasos. Pero es genial porque permite mirar en la otra dirección y ver paisajes que no habías visto en la ida. Además, vuelves a pasar por el túnel una segunda vez y eso mola !

La Luz

La ruta de la Luz (1 hora de media) empieza pasando por debajo del puente que veras a tu izquierda. Puedes pasar por la cualquier lado de la orilla ya que se juntan más lejos.  El curso del agua nos compaña durante el camino hasta llegar en una zona donde encontraras mesas donde puedes descansar o comer. A partir de este punto, puedes ir hasta el centro del pueblo de Chelva o bien seguir la ruta llamada la Luz.

Yendo dirección la Luz, hay que subir pero el esfuerzo vale la pena por la hermosa vista sobre el pueblo de Chelva. Desde arriba, también podrás ver el Pic del Remedio situado a 1054 metros de altitud así como la Torrecilla, una antigua torre de vigilancia del siglo XII. Un poco más lejos, hay un mirador desde el cual se ven las Cuevas del Montecico sobre el lateral del acantilado que se levanta justo enfrente. Nadie sabe realmente cual eran sus funciones pero lo que si esta claro es que han sido habitadas al final de la época árabe y utilizadas como almacén de grano y refugio en momento de enfrentamientos.

Bajando, nos encontramos un camino agradable, tranquilo e impresionante. El rió Cheval nos sigue y el ruido del agua y de las cascadas con el. El canto de los pájaros nos acompaña también. Digo «impresionante» por lo que se siente con los acantilados de rocas de color naranja rojizo encima de nuestra cabeza. Nos sentimos realmente muy pequeños frente a esos gigantes de la naturaleza.

Igual que la Playeta, la ruta de la Luz no forma un bucle. Una vez llegado a la Fabrica de la Luz que utilizaba la fuerza hidráulica del canal de Olinches para producir electricidad, tendrás que volver sobre tus pasos. Si decides volver hacia el parking, tendrás que contar 1 hora y media para el paseo.

Chelva

La Ruta del Agua incluye un tour por los puntos de interes principales de Chelva y más exactamente por la Plaza Mayor y por los Barrios Árabe, Judio y Morisco. A lo lago del paseo de 1 hora más o menos, descubrirás los diferentes monumentos que han marcado la historia del pueblo como por ejemplo:

  • L’Ermita de la Santa Cruz (Barrio Morisco): Transformado en capilla en el siglo XVI, anteriormente era una antigua mezquita. Es una de las más antiguas mezquitas de la Comunidad Valenciana.
  • L’Iglesia de los Angeles (Plaza Mayor): Construida entre 1626 et 1692, esta iglesia es de estilo barroco valenciano. Sobre la torre del campanario, se encuentra el reloj más original de la Comunidad Valenciana porque además de dar la hora, indica también el día del mes y de la semana.

A lo largo del paseo, veras también numerosas fuentes. No se llama Ruta del Agua por nada. El agua también nos acompaña por el pueblo de Chelva.

Contrariamente a las otras dos rutas, en esta no tendrás que desandar el camino ya que te llevara a donde se encuentra el parking. Para no perderte y para saber donde están los diferentes puntos de intereses de la Ruta del Agua, hay carteles con un mapa de la ruta y explicaciones sobre los diferentes lugares más importantes de la caminata.

Espero haberte dado ganas de ir a pasear y descubrir este pueblo cercano a Valencia. Si es el caso, no dudes en compartir tu experiencia. Si eres más aventurero que nosotros y que has descubierto preciosos paisajes y/o lugares, deja un comentario.

Deja un comentario